4 dic. 2013

Unas monedas para el barquero

Vuelve la obra de teatro "Unas monedas para el barquero" de Ros Beret a la ribera del Huerva. Será en El Puerto de las Ánimas de Zaragoza (C/ Santa Teresa de Jesús, 11). Los domingos 15 y 22 de septiembre a las 19:30 horas. La obra está escrita, dirigida e interpretada por Ros. Aunque es justo decir que hay algunos fragmentos robados a otros autores. A Carlos Castán, se le debe el breve cuento de la taberna en la que todo sucede. Es un cuento robado de su relato "La posada de los cuatro jorobados" incluido en su libro "Solo de lo perdido". A Alessandro Baricco se le debe la breve historia del hermano del protagonista que se cuenta al principio de la obra para justificar que las casualidades no existen. Es una adaptación de un fragmento que aparece en "Tierras de Cristal". En la primera versión de "Unas monedas para el barquero" adapté también la parte de "el vientre del mar" de su novela "Océano mar" pero luego la suprimí puesto que esa parte de la obra duraba casi tres cuartos de hora y tenía entidad propia. De todas formas, por ahí desperdigadas en el guión quedan algunas frases y algunas pinceladas de ese delicioso libro. Lo demás está escrito tirando de imaginación y documentación a partes iguales. Añadir, en todo caso, la gentileza de Lee Marvin al acceder a poner su voz en el final de la obra y también de Nick Cave al componer la música que sirve para ambientar los dos breves intermedios en la obra. Es un solo extraído de su canción "God is in the house" de su disco "No more shall we part". Por último, decir que este cartel me gusta más cuanto más lo miro. Es obra de María Menéndez Solano. Dejo aquí por si alguien está interesado una sinopsis de la obra: En la mitología griega, Caronte era el barquero del Hades, el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del río Aqueronte si tenían un óbolo para pagar el viaje. Razón por la cual en la Antigua Grecia los cadáveres se enterraban con una moneda bajo la lengua. Aquellos que no podían pagar tenían que vagar cien años por las riberas del Aqueronte, tiempo después del cual Caronte accedía a portearlos sin cobrar.El protagonista de esta función ha naufragado tantas veces que Caronte no quiere pasarlo al otro lado, pues teme que le pueda hundir la barca. Por ello vaga por el mundo contando sus naufragios, con objeto de conseguir las monedas para pagar la desproporcionada tarifa que le ha puesto el barquero. Salud a todos y nos vemos en el Puerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario